Hace unos días, en un aplática entre amigos, conversábamos sobre el éxito. La presión social y personal de llegar a ese status donde pareciera que sólo unos cuantos logran. Nos cuestionamos qué significaba el éxito para cada uno y cuál considerábamos era la recompensa al conseguirlo. Casi en su mayoría la referencia eran los logros alcanzados a mediano o largo plazo anivel profesional, lo que se traducía en comodidades y privilegios exclusivos.

Después de escuchar muchas ideas, he llegao a la conclusión de que el éxito es sólo una apreciación cargada de cualidades aprendidas, casi siempre en la familia, pero que sin tener una deficición exacta, sabemos si lo alcanzamos o no.

ABRIR EDICIÓN DIGITAL